A finales de septiembre tuvimos la alegría de iniciar las actividades de la nueva unidad del PEPE en Togo. El año escolar aquí en África comienza en septiembre y se extiende hasta junio. El país ya contaba con dos unidades del Programa Misionero de la JMM desde 2016, pero ahora inicia una nueva etapa de expansión en el país.

Togo es un país con 8 millones de habitantes, ubicado en la costa Oeste de África. Uno de sus desafíos es precisamente la falta de acceso a la educación de gran parte de la población, lo que conlleva a un pobre desarrollo de los niños/as. Por esta razón, el PEPE ha sido una herramienta muy importante para ayudar a las comunidades en Togo y también a otros países que tienen una perspectiva similar.

La educación abre puertas de oportunidades para los niños/as. No solo oportunidades materiales, sino también la posibilidad de leer la Biblia en su propio idioma y de este modo ser enseñado en la palabra de Dios. La educación es una herramienta para la autonomía en la vida aquí y también para la vida eterna.

Alabamos a Dios porque a pesar de todos los desafíos planteados por la pandemia, la obra ha avanzado y Su nombre ha sido glorificado. También alabamos al Señor porque ustedes han orado, contribuido económicamente y promovido este trabajo para que otros también puedan involucrarse.

Ore por el coordinador de PEPE en Togo, Afi-Kuma Djomakou, que está trabajando en un plan de acción para llegar a más niños/as y más familias.

¡Muchas gracias por su apoyo y siga con nosotros en esta misión de traer esperanza y vida aquí en Togo y Benin!

Pr. Fernando dos Santos
Coordinador Regional del PEPE para África Occidental.

Traducido por: Vládia Maria Silva Soares