Mi nombre es Gabriela Sandoval Muñoz y hoy quiero contarles una pequeña parte de mi testimonio personal de cuando conocí a JESUCRISTO.

Mi hijo Gabriel estudiaba en una escuela cerca de mi casa, pero como era muy inquieto, tenía muchos problemas con la maestra. Después de muchas situaciones difíciles, cuando todavía no entendía lo que estaba pasando, decidí sacar a mi hijo de la escuela y enseñarle yo mismo en mi casa, porque ya no sabía qué hacer. Estaba pasando por problemas matrimoniales muy fuertes con mi esposo y ya nos habíamos separado porque no había solución para nosotros como pareja ni como familia. Sufrí mucho en silencio.

Pero no sabía que Dios tenía un plan en mi vida y en mi matrimonio y un día, en medio de mi desesperación, Dios envió a la pastora Clorinda, coordinadora del PEPE, a visitarme. Ahora que miro mi vida, creo firmemente que Dios vio mi aflicción y tuvo misericordia de mí.

Mientras me visitaba y me hablaba de Dios, vio a Gabriel y simplemente me preguntó: ¿Por qué este niño no está en la escuela? Le respondí que el maestro no sabía guiar y no tenía paciencia con él. Y sin pensarlo me dijo: ¡Gabriel va a estudiar en el PEPE! Inmediatamente lo matriculé, comenzaron a trabajar con él con tanto cariño y paciencia que, en pocas semanas, ya pudimos ver el cambio en la vida de nuestro pequeño Gabriel.

Mi corazón se quebrantó al ver a mi hijo amado y cuidado, y pronto tomé la decisión que cambió mi vida al aceptar a Jesucristo como mi Señor y salvador. Comencé a congregarme en la “Iglesia Bautista Dios mi Libertador” y Dios comenzó el trabajo en mi vida de una manera extraordinaria. La pastora Clorinda era la misionera-educadora en el PEPE y estábamos descubriendo el talento para la música y el teatro que Dios dio a Gabriel. Todo lo que aprendía en el PEPE lo compartía en casa como si estuviera predicando, especialmente a su padre.

Empecé a aferrarme a la promesa que Dios nos da: "Yo y mi casa, serviremos al Señor". Después de un tiempo de oración, Dios tocó el corazón de mi esposo. Puedo decir con toda la certeza en mi corazón que Dios usó a Gabriel a su corta edad para salvar a toda nuestra familia. Nos casamos, nos bautizamos y el Señor nos dio otro hermoso regalo: Ana, nuestra hermosa hijita por quien habíamos estado orando al Señor, quien luego también estudió en el PEPE. Dios continuó su obra en nuestra familia llamándonos al ministerio. Hoy pastoreamos una iglesia, donde Gabriel canta y enseña la palabra a los adolescentes, y nuestra pequeña hija Ana enseña a los niños/as.

En ese momento, Dios permitió que siguiéramos el ejemplo de esa sierva del Señor que él mismo envió a mi casa. Hoy estamos comenzando una nueva congregación con un PEPE en una zona marginada de la ciudad y estoy convencida de que el programa es una muy buena herramienta para restaurar la vida de los niños/as y sus familias.

"Si me llamas, te responderé y te diré cosas misteriosas y maravillosas que no conoces". Jeremías 33:3

“¡Doy gracias al Señor por los últimos 16 años sirviendo al Señor en PEPE! Veo a muchos niños a los que he enseñado convertirse en jóvenes, y cuando los encuentro, me saludan con respeto y amor. Hoy ya no estoy en el aula enseñando, pero hasta que el Señor quiera, seguiré sirviendo en PEPE”, compartió nuestra coordinadora nacional.

Clorinda Alberca
Coordinadora PEPE Perú

Traducido por: Vládia Maria Silva Soares