Dos padres de niños/as del PEPE de la comunidad local están trabajando después de más de un año de desempleo debido a la pandemia de COVID-19.

Cada persona en el mundo ha enfrentado diferentes problemas debido a la pandemia. Las personas que solían depender de un salario diario ahora no tienen recursos económicos. Esto ha estado sucediendo aquí en el sur de Asia. Nos hemos enfrentado a grandes desafíos con el aumento del desempleo en nuestro país. Muchas empresas, oficinas y tiendas se vieron obligadas a reducir su personal para poder seguir operando. Otros tuvieron que cerrar sus empresas.

Cuando estábamos visitando a las familias del PEPE en la comunidad, pudimos ver la desesperación de las familias que perdieron sus empleos y no pudieron satisfacer sus necesidades básicas. A partir de ese momento, comencé a orar al Señor sobre cómo podría ayudarlos.

Y el Señor me mostró. Comencé a realizar búsquedas de trabajo para ellos en agencias y con algunos contactos. Como resultado, obtuve una entrevista para Krishna en un departamento de impresión y otra para Pramod en un departamento de seguridad. Gracias a Dios, ambos lograron aprobar las entrevistas y obtuvieron los trabajos. Otros 15 fueron a entrevistas, pero no fueron seleccionados. Sigo ayudándolos a buscar nuevas oportunidades.

Seguiremos orando para que Dios abra puertas y bendiga a más familias de nuestros niños/as del PEPE, para que esta dura realidad que enfrentamos sea transformada.

Vilas Raypure
Coordinador Nacional en el Sur de Asia. 

Traducido por: Carmen Lígia Andrade