El ultimo 26 de marzo, 25 personas murieron y otras 3.200 fueron evacuadas de sus casas a causa de la erupción del volcán Fuego, en Guatemala. Cenizas y rocas fueron lanzadas a 4.500 metros por encima del nivel del mar. El humo denso y el flujo de piedras que descendía por los flancos del volcán golpeaban casas y caminos. Ninguno de nuestros PEPEs fue alcanzado por las larvas, pero las cenizas están comprometiendo el sistema respiratorio de los niños/as.

El volcán Fuego aún sigue teniendo 11 erupciones a cada hora. En Guatemala, existen 31 volcanes activos. Fuego es el más activo de Centroamérica y uno de los más activos del mundo. Su erupción agravó la situación de los hospitales de la región, que ya estaban colapsando por el fuerte avance del Covid-19. El país sufre con toda esta situación y muchas familias lloran sus muertos.

Con todo esto, los PEPEs están funcionando virtualmente. Al comienzo de la semana, cada niño/a recibe su tarea junto con una bolsa de alimento y, al final de la semana, entregan sus trabajos para ser corregidos. Solamente una unidad está operando presencialmente, ya que han logrado todo lo necesario para seguir el protocolo de bioseguridad contra Covid-19.

En la ciudad de Quetzal, los niños/as del PEPE están recibiendo alimentos diarios a través de la Convención Bautista de Guatemala. ¡Alabamos a Dios por eso! Pero te invitamos a orar para que los otros 100 niños/as de los PEPEs que están en comunidades indígenas también reciban ayuda. Ore para que podamos asociarnos con empresas para alimentar a nuestros niños/as. Ore también para que Dios nos dé una impresora para la preparación de los materiales didácticos.

Nora Mendoza
Coordinadora de PEPE Guatemala

Carmen Ligia – edición de texto

Traducido por: Loady Raquel González Salinas