África del Sur es el país africano con más casos de infecciones por COVID-19, contabilizando más de 1.4 millones de casos y más de 49.000 muertes. Esto llevó a una grave crisis económica que afectó el desarrollo humano y de las comunidades. Este año, investigadores africanos identificaron una nueva variante del coronavírus, SARS-COV-2, que afecta pacientes más jóvenes. Esa variante es asociada a casos más graves de la enfermedad. (DW Noticias).

El gobierno está acompañando de cerca las unidades del PEPE en ese proceso de regreso a las actividades escolares, para garantizar el cumplimiento de todas las exigencias de seguridad delante de la crisis social y económica, exigida por la pandemia del COVID-19 en el país.

Ante este escenario, las seis iglesias que han desarrollado el programa PEPE están listas para servir a los niños/as, con equipos de misioneros-educadores debidamente preparados para seguir todos los protocolos de bioseguridad, desde la llegada del niño/a hasta su salida.

Las unidades han sido un lugar de esperanza y refrigerio para los niños/as frente a toda esta crisis y distanciamiento social. Ser una referencia en el cuidado de la niñez basado en la fe y la práctica de la Biblia, ha marcado una diferencia en la vida de los niños/as cuando escuchan las historias bíblicas, oran, aprenden, cantan o juegan.

Así, vemos la mano de Dios sobre cada unidad del PEPE en el desarrollo de las actividades con los niños/as, donde ellos son cuidados y protegidos del COVID-19 y de los abusos y violencias que las comunidades desfavorecidas sufren en una proporción creciente.

Sabemos que los desafíos nos llevan al crecimiento y madurez. Por eso, entendemos que aún que estemos viviendo un tiempo difícil, necesitamos agradecer, pues creemos que todo eso nos hará más capacitados para desarrollar los proyectos. Agradecemos a Dios por su cuidado durante toda experiencia y a cada uno de ustedes, porque entendemos que las victorias son el resultado de la oración y apoyo de ustedes.

‘’VIVA EL PODER DE TRANSFORMAR’’

David Fernando Panganhe
Coordinación Regional PEPE África Austral

Traducido por Viviane Ramos Pinheiro