Terminamos el 2020 con la graduación de muchos niños y niñas de nuestros PEPEs, que este año están ingresando al primer año escolar.

Alabamos a Dios por cada victoria alcanzada, porque aún en medio de toda la crisis provocada por la pandemia, nuestros misioneros educadores con gran coraje y llenos de poder, amor y equilibrio, como podemos leer en 2 Timoteo 1:7, han ultrapasado las barreras y continuaron con las actividades, ya sea de forma virtual o yendo al hogar de los niños/as. ¡El equipo del PEPE Paraguay se mantuvo fuerte, y el PEPE no paró!

Justo cuando nació el PEPE en la ciudad Capitán Bado, que se encuentra a 450 km de Asunción, la capital paraguaya, comenzó la pandemia y todo se cerró. Entonces, la directora del PEPE, muy desanimada me dijo que, en consenso con la iglesia, habían decidido cerrar el PEPE. Cuando le pregunté por qué habían tomado esa decisión, me dijo que muchos niños/as habían dejado el PEPE debido a la pandemia, y que ya no tenían suficientes niños/as para mantener las puertas abiertas. Le pregunté cuántos niños/as seguían asistiendo al programa y me dijo que solo quedaban 12 niños/as. Entonces, le dije que no se detuviera por las pérdidas, después de todo, 12 es el número perfecto; hay 12 pequeñas vidas que necesitan ser amadas, cuidadas y enseñadas. Continuamos con el PEPE y en diciembre de 2020 realizamos la graduación de estos 12 niños/as. Además, Dios nos dio un regalo para honrar la fidelidad de aquellos hermanos: el Ministerio de Educación aprobó el funcionamiento del PEPE en aquella iglesia. Este año ya tienen 25 nuevos niños/as registrados en el PEPE.

Ingresamos al 2021 haciendo inscripciones en cada una de las 56 unidades del PEPE que tenemos en el país para, con el permiso del Señor, reiniciar las actividades en marzo. Oren por el PEPE en Paraguay para que podamos continuar llevando el poder transformador de

Dios a muchos niños/as y a sus familias, en todo el país.

Javier Galarza
Coordinador Nacional del PEPE PARAGUAI

Carmen Lígia (edición de texto) – Coordinadora Continental PEPE AMÉRICAS