Los maestros del PEPE son llamados misioneros educadores porque eso es exactamente lo que son: misioneros enviados por Dios para ayudar a los niños/as nicaragüenses a crecer en sabiduría siendo alfabetizados; en estatura recibiendo atención médica, dental y nutricional; en gracia ante los hombres aprendiendo a respetar a las personas que los rodean; y en gracia ante Dios aprendiendo a amar y hablar con Dios a través de la oración. Debido a esta gran responsabilidad, estamos preocupados por tener reuniones presenciales constantemente para motivarlos.

Sin embargo, desde que comenzó la cuarentena en nuestro país, se nos ha impedido realizar las reuniones. Pero como el PEPE en Nicaragua no PARA, esta semana Dios nos dio la alegría de dar un nuevo paso: tuvimos nuestra primera reunión virtual. Logramos con gran esfuerzo reunir coordinadores de área y misioneros educadores, ya que no todos tienen fácil acceso a Internet. Fue un momento de gran beneficio y mucha bendición para el avance del trabajo con nuestros niños/as del PEPE que se encuentran en diferentes ciudades y diferentes iglesias. ¡Alabamos a Dios por la alegría de este reencuentro!

Dios está bendiciendo a familias, niños/as y misioneros educadores a pesar de la situación en la que vivimos con la pandemia. Él nos dice en 1 Corintios 16:13: “Ten cuidado. Mantente firme en la fe. Sé valiente. Sé fuerte ". Y eso es exactamente lo que hemos hecho: siempre estamos vigilantes, tratamos de ser valientes y nos mantenemos firmes en el poder de nuestro Dios, quien es el gran creador y mantenedor de los PEPEs. ¡Podemos ver la mano de nuestro Dios en todo lo que hacemos, y esa ha sido nuestra fuerza, porque nuestro Dios es nuestra fuerza!

Lizeth Trinidad
Coordinadora nacional del PEPE Nicaragua

Edición de texto: Carmen Ligia – coordinadora continental PEPE Américas