“Los ciudadanos de Polvo”, es el título de un artículo escrito por el nicaragüense Jorge Bautista Lara, que informa la realidad de la Comunidad Cristo Rey, en el municipio de Tipitapa, a una hora de la ciudad. de Managua. En resumen, Bautista dice que en la comunidad no hay calles pavimentadas, que están rodeadas de tierra sin pavimentar y están inundadas de polvo que los vientos levantan sobre las casas en todo momento. En el barrio se encuentra el basurero municipal, que constantemente emite humo al quemar desechos.

Hay alrededor de 11,500 habitantes, con un número significativo de niños/as. Los adultos que pueden trabajar lo hacen en zonas francas cercanas o en el basurero. Los niños/as terminan solos en casa y son atendidos entre todos los vecinos. Durante el período escolar, no asisten regularmente a clases, ya que también trabajan en el basurero. En esa comunidad no hay plaza o parque para el recreo y solo recientemente han instalado luz eléctrica. Las drogas circulan allí y muchos las trafican para sobrevivir. El grado de desnutrición en los niños/as es visible en sus rostros, y sus ropas demuestran la pobreza existente. Es un escenario sin esperanza.

En la comunidad de Cristo Rey, solo hay una escuela pública, que no tiene la capacidad de atender a todos los niños/as, especialmente a aquellos en la educación inicial. Sin embargo, desde enero pasado, el Programa PEPE está trayendo esperanza a los corazones de 25 niñas y niños con el establecimiento de una unidad en el campamento bautista "Shalom". Allí, los niños/as están siendo atendidos recibiendo amor, educación y comida. La coordinadora del PEPE, la hermana Maveth Godinez, administra las donaciones de alimentos, asegurando las comidas diarias.

¡PEPE ha sido una gran bendición para la comunidad! Los padres están entusiasmados y participan en las actividades que se organizan; los niños/as asisten regularmente a las clases y, en su mayor parte, también asisten a la Escuela Bíblica Dominical; y con frecuencia se hacen visitas a los hogares para presentar el evangelio a sus familias. Tanto los niños/as del PEPE como toda la comunidad de Cristo Rey, o, como lo llamó el escritor, la comunidad de "Polvo", necesitan nuestras oraciones para continuar siendo transformados por la esperanza que solo Cristo, el Rey, puede dar.


Sandra Lizeth de Trinidad
Coordinadora nacional del PEPE Nicarágua