En Proverbios 1: 8 Dios nos dice: "Hijo mío, escucha lo que enseña tu padre y presta atención a lo que dice tu madre". Pero en muchas familias de los PEPEs sucedió lo contrario, ya que los niños/as les han enseñado a sus padres el camino de la salvación.
Una de las grandes alegrías de trabajar con niños/as en el PEPE es ver cómo aprenden a hablar con Dios a través de la oración. Todos los días, antes de comenzar a estudiar, nos sentamos en el piso en un gran círculo para una ronda de conversación donde cada niño/a comparte una petición de oración. Al comienzo de las clases, nuestro Misionero Educador enseña a los niños/as a orar y, aproximadamente dos semanas después, no solo aprendieron a orar, sino que también muestran placer e interés en hablar con Dios. Es muy importante enseñar a los niños/as a orar, para que incluso cuando estén en sus casa, puedan hablar con Dios cuando quieran.

Un día, cuando fui a visitar una iglesia donde tenemos un PEPE, el padre de uno de nuestros estudiantes se acercó y comenzó a contarme cómo Dios entró en su vida a través de su hijo: - “Un día llevé a mi familia a un restaurante para cenar con los jefes de mi oficina y sus familias. Éramos unas 30 personas sentadas alrededor de una mesa grande. La comida llegó y mis jefes comenzaron a comer. Fue entonces cuando mi hijo se puso de pie en la silla y dijo enojado: -Nadie puede comenzar a comer sin orar, cierren los ojos y repitan conmigo. Ante los ojos asustados, especialmente los míos, comenzó a orar y todos repitieron tranquilamente su oración. Pensé que después de eso había perdido mi trabajo, pero, por el contrario, mi hijo fue muy elogiado y yo estaba muy orgulloso y feliz. Hoy estamos todos en la iglesia porque mi hijo llevó a Jesús para dentro de nuestra casa”.

Así sucedió también en una de los PEPEs en la República Dominicana, una hermosa isla ubicada en el Caribe, que tiene un poco más de 10 millones de habitantes y donde ya tenemos 508 niños/as estudiando en nuestras unidades de PEPE. En la Iglesia Bautista Emanuel, ubicada en la ciudad llamada Sabana del Puerto, encontramos un PEPE donde nuestra Misionera Educadora Zunilda Ventura no escatima esfuerzos para enseñar a los niños/as a hablar directamente con Dios. Allí podemos encontrar a Yiliamny, una de nuestras alumnas que conoció a Jesús en el PEPE y ahora también llevó a Jesús para dentro de su casa. Sus padres, abuelos, hermanos y otros miembros de la familia dicen que no pueden comer nada sin que Yiliamny ore agradeciendo a Dios. Y lo más interesante de todo es que la niña lleva a todos los demás miembros de la familia presentes a repetir su oración porque, según ella, todos necesitan hablar con Dios.

Este es nuestro desafío: ¡enseñar a los niños y niñas a hablar con Dios! ¡Ore por los PEPEs dominicanos para que más iglesias acepten la visión y podamos alcanzar a más niños y niñas para Cristo!

Juana de Mora
Coordinadora del PEPE en República Dominicana

Coordinadora Continental: Carmen Lígia (Adaptación de texto)