La República de Santo Tomé y Príncipe es un pequeño estado insular en desarrollo, de bajo rendimiento, con una economía frágil. Se encuentra en el Golfo de Guinea, a 350 km de la costa oeste de África. El país es extremadamente vulnerable a los impactos externos, ya sean sociales o geográficos. Estimaciones recientes del Banco Mundial muestran que aproximadamente un tercio de la población vive con menos de 1,9 dólares por día, y más de dos tercios de la población vive en la línea de pobreza de 3,2 dólares por día.

Es bien sabido que la educación preescolar permite el desarrollo de habilidades que permitirán al estudiante adaptarse mejor emocional e intelectualmente al ingresar a la educación básica. Sin embargo, el gobierno de Santo Tomé y Príncipe reconoce que, como resultado de las dificultades enfrentadas durante el período posterior a la independencia, esta enseñanza fue relegada a un segundo plano durante los últimos 30 años. Centrándose en esta perspectiva, PEPE se ha puesto como una herramienta adicional en la lucha por cambiar esta realidad en el país.

En octubre recibimos una visita del coordinador regional de PEPE para África del Sur para conocer el trabajo realizado durante más de 10 años en Santo Tomé y Príncipe. Hoy tenemos un total de 5 unidades con 220 niños inscritos y beneficiados por el programa. Además, tenemos 16 misioneros educadores que se ofrecieron como voluntarios para servir a Dios llevando esperanza a los corazones de los niños santomeanos. Durante la visita tuvimos el privilegio de ir a todas las unidades, tener contacto con los misioneros educadores y los niños, y observar de cerca cómo esos niños en riesgo han sido educados y atendidos. También tuvimos una reunión con todo el equipo, incluida los pastores de las iglesias, donde presentamos el Manual de Implementación de la Unidad PEPE en el que encontramos herramientas clave para el desarrollo de la unidades.
Antes del comienzo de las actividades escolares, el equipo del PEPE pasó por una capacitación en la que recibió orientación e información para el desarrollo del trabajo, y organizó todos los materiales didácticos que se utilizarán durante este año escolar. En esta ocasión tuvimos el privilegio de recibir al pastor presidente del consejo consultivo del PEPE en Santo Tomé.

Los 220 niños y niñas que han asistido al PEPE se están preparando para desarrollar habilidades para enfrentar la educación básica, vivir en sociedad y, sobre todo, conocer y vivir el amor de Jesucristo.

Alabamos a Dios por estos niños y niñas que han sido bendecidos en Santo Tomé y Príncipe y te pedimos que ores por cada uno de ellos.

David Panganhe
Coordinador Regional del PEPE África Austral