Nicaragua es un país de América Central, que tiene hoy 6,15 millones de habitantes, siendo 42% menores de 18 años. Más de trescientos mil niños están trabajando para ayudar a sus familias. El clima en el país es de tensión social y política después de las fuertes protestas que comenzaron el 18 de abril de 2018 y ya duran más de un año.

Las represiones a las protestas del año pasado, que comenzaron con la insatisfacción contra una reforma de la seguridad social, dejaron 325 muertos, 2.000 heridos, más de 700 detenidos y miles de exiliados en países vecinos, según organismos de defensa de los derechos humanos.

Sin embargo, para algunos de estos niños ha llegado ayuda a través del PEPE que nació y creció en Nicaragua. Una de nuestras niñas, alumna de una de nuestras unidades en el país, ha sufrido mucho con muchos miembros de la familia desaparecidos, huyendo de amenazas de muerte que recibieron en medio de los conflictos. Otra alumna tuvo el padre y dos hermanos baleados. La niña está muy triste porque el padre está internado en el hospital en estado grave.

Sin embargo, en medio de todo esto podemos ver a Dios actuando en la vida de nuestros niños/as. Como, por ejemplo, en la vida de Joshua que estudió durante 2 años con nosotros. El niño no sólo fue alfabetizado, como también conoció a Jesús y entregó a Él su corazón. En consecuencia de su experiencia con Jesús pronto se transformó en un misionero habiendo ganado a su madre y a su padre para Jesús. La alegría de la familia es contagiosa. Hoy los padres de Joshua están siendo discipulados por el pastor Omar, líder de la iglesia donde funciona el PEPE, y están siendo preparados para casarse y luego ser bautizados. Los niños/as como Joshua hacen valer cualquier esfuerzo, y Dios ha enviado a muchos de ellos a nuestros PEPEs.

Trabalhar na obra do Senhor nunca é em vão. A família da fotografia que acompanha esta notícia foi mais uma alcançada por Jesus Cristo. A filha mais velha já deixou Pepe, mas o menino mais novo ainda está estudando conosco no Pepe Joias de Jesus. O testemunho das duas crianças trouxe toda a família para a presença do nosso Senhor para a glória de Deus. Além disso, um “Pequeno Grupo de Multiplicadores” tem funcionado na casa dessa família.

Trabajar en la obra del Señor nunca es en vano. La familia de la fotografía que acompaña esta noticia fue también alcanzada por Jesucristo. La hija mayor ya salió del PEPE, pero el niño menor todavía está estudiando con nosotros en el PEPE Joyitas de Jesús. El testimonio de los dos niños/as trajo a toda la familia a la presencia de nuestro Señor, para la gloria de Dios. Además, un "Pequeño Grupo de Multiplicadores" está funcionando en la casa de esa familia.

¡¡¡Es ese el desafío del PEPE: llevar a Jesús a la vida de nuestros niños/as, para que ellos mismos lleven a Jesús para dentro de sus casas!!!

Lizeth Trinidad
Coordinadora del PEPE en Nicaragua