Venezuela está en un momento muy crítico con muchos conflictos sociales y políticos por toda parte. Nosotros, los bautistas, estamos en cadena de oración. En muchos hogares estamos de rodillas clamando a Dios pues la situación está muy fuerte en Caracas, la capital, donde están muchos de nuestros hermanos. Esperamos en Dios que no haya más muertes, que nuestros hermanos queden libres de peligros, que Dios cuide a los niños/as de las unidades de PEPE.

En ese momento detuvimos las clases de todas las unidades, por el peligro que representa para nuestros niños/as. En muchas unidades de los PEPEs estábamos tomando clases, atendemos a todos los niños/as de los PEPEs en diferentes áreas, pero principalmente en el cuidado, en la salud y la alimentación. Ahora se presenta de nuevo una situación muy difícil. Oren por nosotros.

Pedimos que estén orando por nuestra Venezuela, otra vez pido que oren por nosotros. En los hospitales a cada tres días mueren hasta 60 personas por la falta de medicamentos, por la irresponsabilidad, por la falta de sensibilidad ante las situaciones. Las personas, incluso los niños/as, mueren como animales aquí, pues no reciben tratamiento adecuado. No hay profesionales que puedan hacer los tratamientos.

En este momento hay muchas personas en las calles tratando de cambiar la situación. Que Dios los proteja. Seguimos en nuestra casa, como familia, trabajando, ministrando en la iglesia, de la manera en que podemos nos comunicamos y ayudamos. ¡Les amamos a ustedes en nombre de todos los pepitos venezolanos! ¡Que el Señor los bendiga!

Un gran abrazo desde Venezuela a todo el mundo. Muchas gracias por orar por nosotros. De aquí los animamos a seguir trabajando en la obra del Señor. Dios bendiga a todos ustedes, Junta de Misiones Mundiales, pastores que nos ayudan en Brasil y en todo el mundo. ¡Que Dios los bendiga!

Mensaje de Ruth Saraid
Coordinadora del PEPE Venezuela