Alabamos a Dios por la vida y la fuerza que los hermanos y las iglesias de Brasil nos han dado para continuar luchando por sobrevivencia y amparo a los afectados por el paso del ciclón tropical Idai, en Mozambique.

Estábamos seguros de que sólo las unidades de la ciudad de Beira habrían sido afectadas, pero en contacto con los misioneros-educadores, tenemos informaciones de que los otros 3 departamentos/provincias del área del Centro (Tete, Zambézia y Manica) también fueron afectados.
En la provincia de Tete tenemos 1 unidad, 6 misioneros educadores entrenados que se estaban preparando para iniciar con las actividades con 30 niños y niñas, pero no lo pudieron hacer debido a la situación del momento.
En la provincia de Zambézia tenemos 8 unidades, 16 misioneros educadores, 210 niños y niñas matriculados, concretamente en el distrito de Milange que está junto a la frontera con Malawi. Estamos tratando de hacer contacto con los misioneros educadores pero no hemos logrado hasta hoy.

En la provincia de Manica, ciudad de Chimoio tenemos 4 unidades, 12 misioneros educadores y 140 niños y niñas matriculados que sufrieron pequeños daños materiales como la salida del techo. Sólo una unidad nos envió fotos hasta el momento. El coordinador del PEPE, del área del Centro del país, viajará este jueves para reunirse con las unidades.

En la provincia de Sofala tenemos 24 unidades, 955 niños y niñas y 77 misioneros educadores, donde una unidad, “Pepe Door", tuvo la pérdida total de su infraestructura incluyendo todos los materiales que estaban en uso (Iglesia Familia Victoriosa). La misma Iglesia tiene otra unidad en el distrito de Nhamatabda donde hubo inundación y los niños, niñas y adultos fueron evacuados a la ciudad de Beira.

También en esa provincia, Sofala, en la ciudad de Beira tuvimos 2 unidades, Pepe Flores de la Luz de la primera Iglesia Baptista de la Beira y Pepe Nueva Esperanza de la Iglesia Bautista Nueva Esperanza, con grandes daños en su estructura.

Las otras unidades que tenían estructuras simples tuvieron pérdida de los techos y pérdida total de los materiales didácticos. La mayoría de las comunidades que visitamos tenían casas construidas de forma precaria y tuvieron daños materiales y humanos.

En cuanto a los misioneros-educadores, no tuvimos ninguna información de daños humanos. Hasta el momento sensibilizamos a las iglesias a dar asistencia y apoyo que puedan, sin embargo, con la falta de alimentos de primera necesidad en la ciudad de Beira y al mismo tiempo el aumento/ especulación de precios en la compra y venta de los mismos, todo se vuelve mucho difícil.

El coordinador nacional del PEPE orientó a que las iglesias comiencen a visitar a las comunidades para conocer la situación real de los niños.

En total fueron 37 unidades afectadas, en el centro del país, con más de 1400 niños y niñas. Las cifras pueden aumentar a medida que vamos verificando personalmente la situación.

Hemos hecho el levantamiento de materiales didácticos perdidos que son “libros, cuadernos, lápices, colores, manuales de entrenamiento y de planificación, sillas de los niños/as, resmas de papel, y otros. Hubo también pérdida de productos alimenticios que eran conservados en las unidades del PEPE.


Atenciosamente

David Panganhe
Coordinador regional del PEPE África Austral